Cuando no sabes a dónde vas cualquier camino es bueno

Hoy he  estado hablando con Miguel, un antiguo compañero que me explicaba que está sufriendo mucho gestionando un proyecto. Parece ser que el proyecto empezó hace más de un año y desde entonces los cambios de enfoque del proyecto han sido continuos.

Hace ya algunas horas que hemos acabado la conversación pero todavía me rueda por la cabeza uno de sus comentarios.

Al preguntarle si tenía algún tipo de definición del proyecto me dijo tranquilamente:

“… al inicio confeccioné un project charter que tuve que modificar un par de veces pero con tantos cambios deje de modificarlo y ahora es un documento inútil…”

Siempre he pensado que el project charter (acta de constitución del proyecto) es uno de los documentos fundamentales para conseguir gestionar un proyecto con éxito. Como mi amigo es un buen project manager y me lo dijo tan convencido, me he preguntado:

¿se puede gestionar un proyecto sin project charter?

Para responder a esto voy al estándar del PMI, PMBoK (Project Management Body of Knowledge) y después de leerlo queda muy clara la finalidad del project charter.

Desde el punto de vista de la organización, aprueba la existencia del proyecto y da autoridad al project manager y desde el punto de vista de la dinámica del proyecto marca dirección y pone los límites al proyecto.

Si no disponemos de un project charter, no sabremos lo que ha de conseguir el proyecto, nos es difícil comunicar, nos es difícil convencer y nos es difícil tomar decisiones. Nuestra labor como project manager se complica y nos vemos obligados a centralizar la gestión de proyecto en nosotros mismos sin tener una autoridad clara, justificando el proyecto y argumentando continuamente con el equipo de proyecto y los stakeholders.

Respondiendo a mi pregunta, seguro que se puede gestionar un proyecto sin project charter pero no un proyecto exitoso.

Mi recomendación, crear y mantener el project charter durante todo el proyecto, procurando que sea claro y flexible, de forma que podamos releerlo cada vez que aparezca una posibilidad de cambio y todos los involucrados compartan de la misma forma la finalidad del proyecto.

Si no, ya sabéis lo que le dijo el gato de Cheshire a Alicia en el país de las maravillas cuando no sabía hacia donde ir: “cualquier camino es bueno”.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

About the author  ⁄ acubeles

4 Comments

  • Responder
    Albert Cubeles
    27 enero, 2010

    Gracias por los comentarios. Aunque el project charter lo redacte el PM, siempre será útil.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • Responder
    riccivilledas
    25 enero, 2010

    Gracias Albert, muy buen blog.
    La brujula y conciliacion del poryecto con todos los interesados te la da Project Charter, el cual debera evolucionar seguramente conforme el poryecto avance. Pero siempre necesitaremos los viajeros en la aventura del proyecto necesitaran un horizonte a conquistar.
    Saludes
    Ricardo Villeda

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • Responder
    Luis Balló
    25 enero, 2010

    Uno de los problemas es que el Project Charter lo acaba confeccionando el propio Project Manager, al que parece que lancen a la arena sin red ni tridente o, lo que es peor, sin un sponsor involucrado que lo respalde.

    Muy acertada la referencia al libro de Alica, que acaba inspirando en las situaciones más diversas. La primera vez que me hablaron de no-conformidades no pude evitar pensar en el no-cumpleaños de uno de los personajes, pero nada comparado con la fachada de aquel edificio donde la sonrisa del gato aparece y desaparece dibujada con luces de neón… (Centro de Arte de Sta. Mónica, en Barcelona, al final de las Ramblas)

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)