DSCF0336_opt_2El empresario Warren Buffett dijo que “solo cuando baja la marea, se sabe quien nadaba desnudo”. Y es que con la crisis la mayoría de empresas se ha dado cuenta de que algunos de sus directivos no son profesionales, a pesar que los resultados les acompañaran, y es que en época de bonanza los mercados suelen funcionar por sí mismos y el grado de interferencia de los directivos es menor.

Ahora, con la crisis, las empresas piden justamente que sus directivos tengan la capacidad de interferir sobre los mercados y sobre la marcha de la empresa, aportando valorar para superar los malos momentos.

Si antes un directivo disparaba un cañón y, a pesar de no apuntarle a nada, siempre acertaba algún blanco, ahora por el contrario los directivos deben disparar con un rifle con mira telescópica y cualquier temblor en el pulso les hace errar el objetivo.

Por tanto las empresas ahora requieren de directivos profesionales, que son aquellas personas que pueden ocupar una dirección de primer nivel en cualquier empresa y sector, con una orientación humanista, integradora y orientado a resultados.

La crisis ha desatado un clima de nerviosismo y de tensión en las empresas el cual, al cabo de los años, parece haberse instalado de forma permanente. Este clima es un caldo de cultivo adecuado para los estilos directivos basados cien por cien en una orientación a resultados y es por ello que, en la actualidad, el reto que deben afrontar los directivos profesionales es poseer un estilo directivo equilibrado entre una orientación humanista e integradora y una orientación a resultados, lo cual no todos están capacitados para ejercer.

Un desequilibrio en los estilos directivos puede desencadenar una pérdida de talento entre aquellos trabajadores que consideran que en ese entorno no pueden desarrollar plenamente su potencial personal y profesional. Que una empresa pueda ofrecer puestos de trabajo en un buen clima laboral, dependerá de la capacidad de sus directivos en no desmotivar a sus empleados y en su capacidad para gestionar la compañía con un enfoque humanista, lo cual no es incompatible con orientarse también a resultados.

Por otro lado las empresas requieren también que sus directivos sean profesionales a través del conocimiento profundo de las nuevas tecnologías aplicadas al Management, como el Marketing Digital, el Comercio Electrónico, el Community Management, el Big Data o también de las nuevas tendencias del Management, como el Lean Management, el desarrollo ágil de productos, etc.

Por último destacar que los directivos profesionales deben desenvolverse también en el uso intensivo y eficaz de sistemas expertos de conocimiento, análisis, información y gestión como apoyo en la toma de decisiones.

Queda claro que las empresas ahora ya no buscan directivos que sepan disparar cañones, sino directivos que posean una afinada puntería.

Dr. Jordi Garrido i Pavia. Director del International MBA de La Salle campus Barcelona-URL

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Read More →